Hay 1292 invitados en línea

Jueves, 19 Julio 2018

Feliz Día de los Padres, con un nuevo modelo de paternidad en nuestra época
En este artículo: Día de los Padres
El afecto de un padre a una hija es una de las expresiones más hermosas en las relaciones paternales. Foto: Pixar

El Día del Padre (o de Los Padres), es una celebración dedicada a honrar la paternidad y la influencia del hombre en la vida de sus hijos. Pasaron los tiempos de aquella frase: “Padre es cualquiera, madre es una sola”. El hombre ha reivindicado su rol en la crianza de su prole de manera activa. Cada vez más implicado, más proveedor, más amoroso.



El Día del Padre se celebra desde hace años en todo el mundo, pero en fechas diferentes. La mayoría de los países latinoamericanos lo festejan el tercer domingo de junio, como sucede en Cuba.

El nuevo modelo de paternidad en nuestra época generó un incremento en la contribución del tiempo paterno dedicado al cuidado de lafamilia, una mayor conciencia sobre el deseo de tener descendientes y mayores expresiones de afecto y cercanía hacia éstos.

Según Erich Fromm: “Amar a nuestros hijos implica dejar de lado nuestros deseos para atender sus necesidades. Y hacerlo cada día durante muchos años”.

Suele suceder que no vemos a nuestros hijos como son, sino como quisiéramos que fueran. En ocasiones proyectamos sobre ellos nuestros miedos, carencias y frustraciones. Existe una tendencia generalizada a ser padres perfectos, cayendo en la hiperexigencia y la sobreprotección.

Sin embargo, es imposible evitar que los hijos entren en contacto con el dolor a cualquier edad, no solamente cuando son bebés, en que padecen de enfermedades, experimentan fiebre, se caen al suelo, se dan golpes...

Crecen y nos preocupan, porque la sociedad en que vivimos es cada vez más compleja: hay pérdida de valores, muchos peligros como el alcohol y otras drogas, el hábito de fumar, la sexualidad irresponsable, la falta de motivación para seguir estudiando, entre muchas otras cuestiones que nos inquietan.

Es curioso cómo en la medida en que vamos ejerciendo el rol de padres, con frecuencia manifestamos conductas y actitudes de nuestros propios progenitores. A veces llegamos incluso a comportarnos del mismo modo que solíamos criticar, estableciendo dinámicas que condenábamos desde nuestro papel de hijos.

padre hijo f altanaka shutterstockPor eso Charles Wadsworth escribió: “Para cuando un hombre se da cuenta de que quizá su padre tenía razón, ya tiene un hijo propio que piensa que su padre está equivocado”.

El mejor regalo que le podemos ofrecer a nuestros hijos e hijas es compartir con ellos nuestro bienestar emocional. De ahí que antes de empezar a ocuparnos de ellos, ya hemos tenido que ocuparnos de nosotros mismos.

En el siglo XXI la tendencia es que los hombres creen un vínculo con sus hijos desde el nacimiento y participen activamente en su crianza. Los atributos tradicionalmente considerados femeninos como la ternura, la afectuosidad, la sensibilidad, la vulnerabilidad, los cuidados corporales, la escucha y la presencia pueden aplicarse también a la paternidad sin que por eso se vea cuestionada la masculinidad.

Un padre de hoy comparte con la madre las tareas: cambia y lava pañales, se despierta ante el llanto del bebé, le prepara la leche, lleva y trae al niño de la escuela, lobaña, lo viste,le ayuda a hacer las tareas y comparte el tiempo de ocio, entre otras tantas cosas.

Ya adultos padres e hijos, igual se abrazan y se besan, comparten el juego de pelota o de fútbol, la música, celebran cumpleaños familiares, se comunican conflictos y vivencias, bromean, se ríen, discuten. Por supuesto, esto es cuando el padre ha asumido sus nuevos roles en el contexto de los nuevos tiempos.

No hay que olvidar que habitamos aún en una sociedad sexista. Como el sexismo no está bien visto y no es políticamente correcto es más fácil y menos arriesgado cambiar un discurso que transformar la realidad. Lo que se dice pública y socialmente de la paternidad puede ser ideal. Así,la publicidad y los medios de comunicación, nos hablan de un padre moderno, diferente, presente y partícipe. Pero... ¿Es siempre así?

bebe papa foto www freeimages co ukAl ser producto de un modelo masculino que relega y mutila nuestro ser sensible, afectivo y emocional, los hombres sufrimos un proceso de desintegración. En ese sentido la paternidad puede ser una poderosa herramienta de reparación.

Para todos los padres de Cuba y del mundo que se afanan por desempeñar sus roles de buena manera, mi felicitación, mi reconocimiento, y mis palabras de aliento para resolver las cuestiones que aún tenemos pendientes en la carrera de la paternidad. Un fuerte abrazo y ¡Feliz Día!

Artículos relacionados:


Mejores y peores familias

¿Cómo equilibrar amor y autoridad?

Destierra el extremismo, educarás mejor

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios