Hay 1319 invitados en línea

Viernes, 25 Mayo 2018

Intento de suicidio y suicidio consumado en adolescentes cubanos
Adolescentes cubanos. Foto: Juventud Rebelde
En las últimas décadas se ha observado un aumento de intentos de suicidio y suicidios consumados entre adolescentes y adultos jóvenes en todo el mundo. En las Américas el suicidio es la tercera causa de muerte en adolescentes entre 10 y 19 años. ¿Cómo se comporta esta problemática en Cuba?

Un estudio publicado en MEDICC Review, en enero de 2018, por Beatriz Corona Miranda y colaboradores, titulado Attempted and Completed Suicide in Cuban Adolescents, 2011-2014, nos pone al día.

Las tasas de suicidio en adolescentes cubanos son más bajas que las reportadas en otras partes de las Américas. Las tasas de intentos de suicidio y suicidios consumados disminuyeron algo entre 2011 y 2014.

Las tasas más altas se observan en el grupo de 15-19 años, pero las tasas en el grupo de 10 a 14 años mostraron un aumento relativo durante el período del estudio. El ahorcamiento es el método más común que se ha utilizado.

Estos resultados actualizan la epidemiología del suicidio en adolescentes cubanos y demuestran el alcance del problema. Los suicidios y los intentos de suicidio muestran patrones opuestos en niños y niñas; los suicidios son más frecuentes entre los niños, mientras que los intentos de suicidio son más frecuentes entre las niñas.

A partir de la lectura de este artículo consideré oportuno referirme a algunos aspectos relacionados con la conducta suicida en adolescentes.

Causas del suicidio en adolescentes

Se asume que detrás de los suicidios hay enfermedades mentales como la depresión o el trastorno bipolar. Algunos estudios han encontrado que esta consideración está sobredimensionada.

En el caso de los adolescentes se ha demostrado que las causas principales para cometer un suicidio son de origen psicosocial. La familia y las relaciones sociales son los factores que más determinan dicha conducta.

Ejemplos de estas circunstancias psicosociales adversas:

- Dificultades en las relaciones familiares: sentirse abandonado dentro de la propia familia o tener emociones negativas respecto a la pertenencia al núcleo familiar.

- Problemas de relación con el grupo de iguales: ser traicionado o humillado por el grupo o alguien de dentro del mismo. Sufrir acoso escolar o ciberbullying también tiene cabida en este apartado.

Otros factores relacionados con el suicidio en adolescentes

riesgo suicida en adolescencia f internetEl suicidio en esta etapa viene además rodeado por otras variables:

- Baja tolerancia a la frustración: inexperiencia en el manejo de ciertas emociones desagradables como consecuencia de su corta edad.

- Ingesta de alcohol u otras sustancias: su cerebro está aún por completar su desarrollo y esas conductas le son más nocivas que a un adulto.

- Ser víctima de un suceso traumático como abuso físico o sexual: este tipo de traumas destruye la autoestima, la confianza y transmite inseguridad.

Estos factores son más preocupantes si aparecen todos simultáneamente. Además se ven amplificados si concurren junto a condiciones psicosociales adversas.

Realidades a tener en cuenta sobre el suicidio

Las estadísticas que existen en torno al problema evidencian lo siguiente:

1. Nueve de cada diez personas que se suicidan avisan claramente antes de hacerlo y el resto lo deja entrever. Casi la totalidad de los suicidas ha expresado verbalmente o mediante un cambio de conducta su intención.

2. Las personas que intentan suicidarse no lo hacen para impresionar a los demás. Mantener este mito condiciona a la gente para ignorarles.

3. Que los enfermos mentales se suiciden con mayor frecuencia no invalida que una persona sana sufra y desee morir.

4. Es cierto que un profesional cuenta con más experiencia y puede tener más facilidad para ayudar en estos casos. Sin embargo, esto no significa que la ayuda de otras personas no sea eficaz.

5. Una vez que un niño asimila el concepto de muerte ya tiene la capacidad para cometer suicidio. Aunque no es lo habitual, en la niñez también se han registrado este tipo de muertes.

6. El “efecto llamado” (Copycat) que pudiera despertar la noticia sobre un suicidio es irrelevante en general, incluso para los adolescentes.

Algunos aspectos que contribuyen a prevenir el suicidio en adolescentes

1. El entorno familiar es clave para evitar la ideación suicida. Mantener una familia que transmita seguridad y apoyo es la mejor estrategia.

2. Los amigos y el grupo de iguales de tu hijo pueden contribuir de forma clave para determinar un suicidio. Estar conectado con el mundo de las amistades y relaciones sociales de tu hijo puede ser una buena forma de prevenir problemas. Las redes sociales y la actividad que tu hijo desarrolla y recibe en ellas también son parte de este ámbito.

3. Antes de un suicidio se presenta un periodo conocido como síndrome presuicidal. Éste se puede detectar e intervenir para evitar la conducta suicida. Estar alerta ante cambios inesperados y mantener una comunicación fluida ayudará a que puedas advertir esta situación.

4. No se deben subestimar las intenciones suicidas. Si has llegado a un punto en que tu hijo se plantea el suicidio y lo manifiesta abiertamente deberías acudir a un profesional.

5. La ayuda profesional es eficaz en estos casos. Pero ten en cuenta que también el entorno familiar y las amistades pueden contribuir a mejorar el problema. Si tu hijo está en un periodo de crisis intenta que se comunique y se vea respaldado por personas significativas para él.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Gente en la conversación

Comentarios (4)

  • Alejandro

    Muy interesante conocer sobre el suicidio en cuba, no habia visto publicar sobre este tema. felicitaciones por el articulo y saludos...

  • arturo

    Hola...interesante el tema. Le comparto un enlace de el informe de la OMS sobre un tema muy asociado a esto y vea los datos de Cuba. Saludos

  • Dr. Israel

    Hola Arturo, gracias por su comentario y por el enlace enviado. Es un gusto contar con su colaboración. Saludos cordiales. Dr. Israel Manuel Fagundo.