Hay 1191 invitados en línea

Jueves, 19 Julio 2018

¿Eres una persona obsesiva-compulsiva?
En este artículo: Trastorno Personalidad
La aparición no deseada e insistente de pensamientos o impulsos es una de las características de las personas con trastornos obsesivo-compulsiva. Foto: Archivo
Tener muchas dudas sobre lo que se hace, verificaciones repetidas (chequear las llaves del gas en la cocina o asegurarse de que las puertas estén bien cerradas), reiterar mentalmente un contenido de significado ilógico o banal (una música, un número de teléfono), lavarse las manos ycontar objetos sin necesidad, rituales al momento de vestirse o de bañarse, son ejemplos de obsesiones y compulsiones.

En este asunto de la obsesividad hay dos categorías fundamentales: se puede presentar como un Trastorno Obsesivo de la Personalidad (TOP) y como un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), que aunque parecidos no son lo mismo ni traen las mismas consecuencias.
Trastorno Obsesivo de la Personalidad.

Se trata de un trastorno de la personalidad que se caracteriza por falta de decisión, dudas y precauciones que reflejan inseguridad personal; preocupación por detalles, reglas, listas, orden, organización y horarios.

Perfeccionismo exagerado que interfiere con la actividad práctica, este perfeccionismo puede hacer que se dilate el tiempo de realización de tareas y actividades; rectitud y escrupulosidad extremas, preocupación injustificada por el rendimiento que puede llegar al extremo de renunciar a actividades placenteras y relaciones personales.

También constituyen rasgos de esta personalidad el convencionalismo, la capacidad limitada para expresar emociones, rigidez, obstinación, insistencia poco razonable en que los demás se sometan a la propia rutina y la irrupción o aparición no deseada e insistente de pensamientos o impulsos.

El TOP, si bien puede ocasionar molestias o dificultades no produce el gran malestar, angustia y limitaciones del TOC.

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

Su característica esencial es la presencia de pensamientos obsesivos y actos compulsivos recurrentes.

trastorno obsesivo compulsivo lapices f archivoLos pensamientos obsesivos son ideas, imágenes o impulsos mentales que irrumpen una y otra vez en la actividad mental del individuo de una forma estereotipada. Suelen ser desagradables por su contenido violento u obsceno, o simplemente porque son percibidos como carentes de sentido, y el que los padece suele intentar, por lo general sin éxito, resistirse a ellos. Son percibidos como pensamientos propios, a pesar de que son involuntarios y a menudo repulsivos.

Los actos o rituales compulsivos son conductas estereotipadas que se repiten una y otra vez. No resultan placenteros ni dan lugar a actividades útiles. Tienen la función de prevenir que tenga lugar algún hecho objetivamente improbable. Suelen ser rituales para conjurar el que uno reciba daño de alguien o se lo pueda producir a otros. A menudo son reconocidos como carentes de sentido o eficacia.

Queda claro que se trata de una enfermedad mental caracterizada por la presencia de obsesiones y compulsiones. La padecen entre el uno y dos por ciento de la población general, afectando por igual a ambos sexos. El comienzo es precoz y en su etiología se han descrito factores psicosociales, genéticos y neuroquímicos (alteraciones de la transmisión de serotonina).

limpieza trastorno obsesivo f archivoLos fenómenos obsesivos tienen como rasgos característicos su carácter coercitivo con imposibilidad de control, la tendencia a la repetición incesante, lo absurdo de sus contenidos y la vivencia angustiosa que provocan.

Los pensamientos obsesivos u obsesiones pueden materializarse en forma de palabras, frases o rimas de contenido absurdo. Otras veces el sujeto vive atormentado por imágenes, comúnmente de naturaleza violenta o sexual, que asedian su mente. Los temas más universales de las obsesiones hacen referencia a la escrupulosidad física (contaminación) o moral (pecado) y a la duda o imposibilidad de decidirse por una opción.

Para neutralizar la ansiedad que producen las obsesiones o estímulos que pueden desencadenarla (ejemplo, el contacto con objetos considerados contaminantes), el paciente recurre a compulsiones, que pueden ser tanto motoras (limpieza, verificaciones, extrema lentitud, exceso de orden) como cognitivas (contar, cantar, operaciones aritméticas, entre otros).

La Clasificación Internacional de Enfermedades, en su décima edición (CIE-10), establece que para diagnosticar el Trastorno Obsesivo-Compulsivo la persona debe presentar síntomas obsesivos, actos compulsivos, o ambos, que le generen angustia e incapacidad al menos durante dos semanas consecutivas.

Los síntomas deben tener las características siguientes:

1. Son reconocidos como pensamientos o impulsos propios.

2. Se presenta una resistencia ineficaz a por lo menos uno de los pensamientos o actos, aunque estén presentes otros a los que el enfermo ya no se resista.

3. La idea o la realización del acto no deben ser en sí mismas placenteras (el simple alivio de la tensión o ansiedad no debe considerarse placentero en este sentido).

4. Los pensamientos, imágenes o impulsos deben ser reiterados y molestos.

Alguien que presente estos síntomas es muy probable que sea una persona obsesiva-compulsiva, pero el diagnóstico certero debe ser confirmado por un especialista (psicólogo o psiquiatra). Buscar ayuda para las limitaciones que esto produce es la opción más aconsejable.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Gente en la conversación

Comentarios (1)

  • yaima

    buenas tardes, escribo para preguntar cual es el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo y si este trastorno tiene cura o es un tipo de enfermedad mental grave. muchas gracias. saludos.