Hay 2007 invitados en línea

Lunes, 21 Mayo 2018

Las diferentes dimensiones de la sexualidad
Foto: iStock
Masters y Johnson, fundadores de la sexología moderna, plantean que la palabra “sexualidad” se emplea con un significado más amplio que el vocablo “sexo”, ya que pretende abarcar todos los planos del ser sexual. Al hablar de sexualidad nos referimos a una dimensión de la personalidad y no exclusivamente a la aptitud del individuo para generar una respuesta erótica.

El léxico disponible en el ámbito del sexo y la sexualidad es, para algunos, limitado. Debemos distinguir entre actos sexuales (como los besos, la masturbación, las caricias o el coito) y conducta sexual (comprende no sólo actos sexuales concretos, sino características tales como: ser coqueta o galanteador, vestir de determinada forma, proyectarse de manera sensual, etc.).

Asimismo, podemos hablar de un sexo destinado a la procreación (engendrar hijos), al disfrute (búsqueda exclusiva del placer sexual) o a la relación convivencial (compartir sentimientos y sensaciones con un ser querido).

En nuestros días para intentar explicar qué es la sexualidad se hace necesario tener en cuenta que esta es pluridimensional, se ve matizada por las perspectivas biológica, psicológica, sociocultural y clínica. Por ello conviene analizar separadamente sus diferentes dimensiones.

El plano biológico constituye la base sobre la que se establece el comportamiento sexual. Nuestra actitud para reproducirnos, nuestra capacidad para sentir y responder sexualmente, así como todos los cambios fisiológicos que tienen lugar ante un estímulo sexual, dependen de un programa genético que modula un sistema hormonal y una serie de controles nerviosos del que dependen ciertas diferencias en la respuesta sexual.

Los factores biológicos controlan, en gran medida, el desarrollo sexual desde la concepción hasta el nacimiento, así como nuestra aptitud para procrear después de la pubertad. Afectan también el deseo, nuestro funcionamiento y capacidad sexual e, indirectamente, la satisfacción derivada de una relación.

Por otra parte, la excitación sexual, cualquiera que sea el estímulo, produce una serie de efectos biológicos concretos: aceleración del pulso, respuesta de los órganos sexuales y sensación de calor y hormigueo en todo el cuerpo.

La dimensión psicológica está constituida por el conjunto de las emociones, los pensamientos y la perspectiva de cada individuo, que determinan su forma de actuar y de responder ante diferentes situaciones. La evaluación del aspecto psicológico de la sexualidad reviste importancia porque arroja luz no sólo sobre muchos trastornos sexuales sino también sobre nuestra evolución como seres sexuales.

engagement pixabayDesde la infancia, la identidad sexual o de género de un individuo, es decir, la convicción íntima del sujeto de sentirse hombre o mujer, viene configurada primordialmente por fuerzas psicológicas, pero también sociales y culturales. Estas últimas, en conjunto, conforman la perspectiva sociocultural de la sexualidad.

En efecto, la familia, la escuela y los medios de comunicación van moldeando, de una forma casi imperceptible, nuestras ideas y actitudes hacia lo sexual.

Este proceso por el cual la sociedad va encausándonos hacia determinados comportamientos sexuales se halla en relación directa con los patrones culturales que rigen en esa sociedad y en ese momento determinados.

Hago énfasis en este punto, porque con demasiada facilidad se tiende a calificar de “naturales” o “antinaturales”, de “sanas” o “enfermizas”, determinadas conductas sexuales que son únicamente el producto de un sistema de valores predeterminado, pero al que no se le puede atribuir un valor universal.

Por su parte, la perspectiva clínica de la sexualidad incluye el análisis de todos aquellos aspectos que pueden alterar o deteriorar la función sexual, tanto biológicos como psicológicos o sociales.

Se piensa comúnmente que la sexualidad debe ser espontánea, es decir, debe surgir de una forma natural y libre de nuestro interior, pero en numerosas ocasiones no es así, fundamentalmente se trata de un aprendizaje social, aunque llegamos a creer que lo que hacemos y pensamos es espontáneo.

couple having relationship problems f pixabayLa terapia sexual persigue corregir posibles alteraciones biológicas ymodificar los aspectos erróneos de este aprendizaje y que el individuo “reaprenda” una nueva actitud que le sea más útil y adaptativa en su funcionamiento sexual.

Existen numerosos impedimentos que pueden disminuir su placer o espontaneidad. Por ejemplo: problemas físicos, como enfermedades, lesiones o las drogas. Además emociones como el miedo, la ansiedad, la culpa, la depresión y los conflictos de orden convivencial, por solo mencionar algunos.

En el curso de los últimos años se han realizado notables avances en el tratamiento de una amplia gama de trastornos sexuales. Médicos, psicólogos y otros profesionales con conocimiento acreditado de sexología pueden asesorar sexualmente a sus pacientes y aplicarle la terapia sexual que corresponda, de acuerdo a sus dificultades.

Artículos relacionados

Para una mejor vida sexual

Sexualidad: mucho más que sexo

Una mirada a la sexualidad antes del siglo XX

Sexualidad y sexología en el siglo XX

La revolución sexual del siglo XX

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Gente en la conversación

Comentarios (1)

  • El Yuvi

    hola doc, k bueno k tratan el tema sexo, tambien hablar de cosas y situaciones que puedan ser mas interesantes y hay muchas situaciones y practicas que se estan dando ahora. por que no habla de eso. salu2.