Hay 650 invitados en línea

Viernes, 9 Deciembre 2016
En calma y con buen estado de salud, cubanos en Costa Rica
Los cubanos permanecen en un ambiente tranquilo en las cercanías del paso fronterizo de Peñas Blancas con Nicaragua, mientras esperan una resolución a la compleja situación migratoria creada en Costa Rica, según describe el periódico La Prensa Libre, de este país centroamericano.
Bruno Rodríguez visitó a Ecuador y Nicaragua
Cuba pide solución urgente para miles de cubanos varados en frontera entre Costa Rica y Nicaragua

El testimonio coincide con las declaraciones ofrecidas en Cuba por algunos familiares de los migrantes, aunque prefirieron guardar el anonimato y señalaron que el grupo de más de dos mil 500 personas está albergado en facilidades creadas por el Gobierno, la Cruz Roja de Costa Rica y las iglesias de la zona, quienes garantizan las necesidades de agua, alimentos y atención médica.

Gozan de buen estado de salud, aseguró el diario La Nación de ese país, y subrayó que esperan noticias de la reunión que este martes desarrollarán los cancilleres de Centroamérica en El Salvador y a la que están invitados México, Cuba, Ecuador y Colombia, con el fin de buscar soluciones al problema.

Los medios de prensa locales reportan imágenes de calma, incluso de algunos jugando a las cartas, dominó, conversando o realizando pequeñas compras.

No obstante, la situación se tensa cada día, pues según autoridades fronterizas de Costa Rica, el ritmo de llegadas por jornada era de 40 personas hasta la pasada semana, pero el martes 17 de noviembre se registraron 62; el miércoles 136, y para el jueves y viernes sobrepasó las 200 personas.

Los cubanos salieron legalmente de la isla vía aérea hacia diferentes países suramericanos, como Ecuador, donde no se les exige visa, y desde allí viajaron de manera irregular por Colombia y Panamá, hasta llegar a Costa Rica en tránsito hacia Estados Unidos, a donde acuden alentados por la Ley de Ajuste Cubano y la política de pies secos-pies mojados.

Consultado vía correo electrónico, José Pertierra, abogado especializado en temas migratorios, subrayó a la Agencia Cubana de Noticias desde la capital estadounidense, que el deseo de emigrar a EE.UU. es muy común entre los latinoamericanos, "porque el estándar de vida en este país es mucho más alto que en el resto del continente: el imán que los atrae es económico".

Sin embargo, dijo, muchos llegan a ese país, pero pocos logran tener papeles, viven al margen de la Ley y son perseguidos, al punto de que el Departamento de Seguridad ha contratado a varias prisiones privadas para encarcelar a los indocumentados, incluyendo mujeres y niños.

Pero las reglas del juego son diferentes para los cubanos, pues desde 1966 EE.UU. ha tratado de estimular la emigración ilegal desde la Isla en su objetivo de desestabilizar a la Revolución; el resultado es una anomalía: mientras la patrulla fronteriza persigue, encarcela, abusa y trata de deportar a los indocumentados latinoamericanos, premia a los cubanos, apuntó Pertierra.

Según el abogado, la Ley de Ajuste Cubano y la aplicación de la llamada política de pies secos-pies mojados constituye un tratamiento diferenciado y único en todo el mundo que permite que los cubanos, sin importar la vía que utilicen para llegar al territorio norteamericano, sean procesados inmediatamente y se conviertan en elegibles para asistencia de vivienda y alimentos, seguro médico del Gobierno y después de un año y un día se le conceda la famosa "green card", la residencia permanente.

En este contexto, Laura Dogu, embajadora de Washington en Nicaragua, señaló recientemente a la prensa de ese país: "Estados Unidos va a darles permiso de vivir –a los cubanos– si llegan a los Estados Unidos, ahora ellos están en otros países y estos tienen la responsabilidad de cuidar a esos migrantes que están pasando por su territorio".

Según datos que aporta un reciente informe del Pew Research Center –un tanque pensante con sede en Washington DC–, entre el primero de octubre del 2014 y finales de junio de este año, 27 mil 296 cubanos entraron a Estados Unidos, dos terceras partes de los cuales lo hicieron por pasos fronterizos de México con el estado norteamericano de Texas, luego de peregrinar por México, Centroamérica, Colombia, Ecuador y otros países de forma ilegal, con un incremento del 66 por ciento con respecto al mismo período del año anterior.

Luego de los acontecimientos del 17 de diciembre y en el contexto de un camino hacia la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, se ha especulado sobre la eliminación de la Ley de Ajuste Cubano, la política de pies secos-pies mojados y el programa de visas paroles para los profesionales de la medicina de la Isla que abandonen sus misiones en el extranjero y viajen a ese país.

Cuestiones que el propio John Kerry, secretario de Estado norteamericano, se encargó de aclarar en La Habana el pasado 14 de agosto: "No tenemos ningún plan de alterar las políticas de migración respecto a Cuba", posición que han reiterado numerosos funcionarios del Gobierno de Barack Obama en los últimos días.

Irónicamente, comentó Pertierra, la Ley de Ajuste es un obstáculo para que los cubanos puedan recibir visas de visita —denominada B-2— al país norteamericano, pues un elemento fundamental es poder establecer que el turista tiene un domicilio en su país al cual piensa regresar.

"El cónsul sabe que si otorga la B-2, muchos turistas se acogen a la Ley de Ajuste y no regresan a Cuba. Consecuentemente, se les niega la visa para que puedan ir legalmente a Estados Unidos, pero si se arriesgan a tratar de llegar ilegalmente, si se exponen a los tiburones en el Caribe, o a los coyotes en el desierto, entonces reciben papeles y asistencia económica", apuntó.

Sin la existencia de la Ley de Ajuste sería más fácil recibir visa para viajar a Estados Unidos y también menos peligroso, concluyó Pertierra.

Al cierre de esta información, la Dirección de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior de la Cancillería antillana reiteró a la ACN que su embajada en San José, Costa Rica, continúa pendiente de los migrantes que están allí desde hace más de una semana e informó que la legación ha facilitado a las autoridades migratorias ticas la documentación de aquellos cubanos que no la poseen.

Las autoridades de La Habana también se han mantenido en contacto permanente con los Gobiernos de los países implicados, con el propósito de encontrar una solución rápida y adecuada, que tome en consideración el bienestar de sus ciudadanos y ha patentizado el compromiso de la Isla hacia una migración legal, segura y ordenada.

Prueba de ello fue el reciente viaje del canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, a Ecuador y Nicaragua, donde fue recibido por sus respectivos presidentes, compañeros Rafael Correa y Daniel Ortega, con los cuales trató temas de las agendas bilateral y regional, incluidos los asuntos migratorios.

Con información de la Agencia Cubana de Noticias

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios