el psiquiatra y tu02

Cuando la relación mente cuerpo ve alterada su armonía debido a emociones y sentimientos no placenteros o negativos, modificaciones del ciclo vital o situaciones de alto impacto emocional generadoras de estrés, existen repercusiones que pueden llegar a presentarse en forma de síntomas o enfermedades, algunas de ellas conocidas como psicosomáticas, por la influencia de los factores psíquicos en su aparición.

Ilustración enviada por el autorEl origen, curso y pronóstico de muchas enfermedades están influidos por numerosos factores que de una u otra forma dependen de la conducta del propio enfermo. Entre ellos están el sedentarismo, los hábitos nutricionales inadecuados, las adicciones a sustancias y, por supuesto el estrés, este último se considera un factor influyente en la aparición y el curso de las enfermedades de manera general, tanto como factor predisponerte, precipitante o perpetuador.

Para la medicina psicosomática en las enfermedades los problemas psicológicos constituyen un factor etiológico o causal tan importante como las bacterias, las toxinas y los traumatismos. La aparición misma y la evolución de la enfermedad, en el orden somático, puede ser inducida por lo psíquico del mismo modo que la enfermedad somática tiene su incidencia en lo anímico y psicológico.

¿Cómo llega el estrés a provocar efectos nocivos sobre la salud?

Es evidente que no todas las personas sometidas a una fuerte tensión desarrollan una enfermedad. Durante la reducción de personal en una empresa o centro de trabajo, por ejemplo, la tensión provocada por la situación sólo originará trastornos en algunos de los trabajadores mientras que otros, aparentemente, resistirán la tensión sin ningún problema físico. Del mismo modo los trabajadores con problemas físicos debidos a la tensión no manifestarán el mismo cuadro clínico aunque hayan estado sometidos a la misma situación.

¿Por qué el fenómeno del estrés afecta de manera tan dispar a las personas? Existen algunas razones para que esto ocurra:

1- Predisposición psicobiológica: factores de tipo biológico tanto heredados como adquiridos que hacen que los órganos resistan mejor o peor la disregulación que provoca la situación de estrés. Algunos de estos factores son la hipertensión, la obesidad, enfermedades infecciosas, o nutrición. Otro tipo de factores no menos importantes, son los psicológicos, por ejemplo, un determinado patrón de personalidad puede precipitar la aparición de trastornos debidos al estrés.

2- Patrón estereotípico de respuesta fisiológica: Aunque en toda situación de estrés se da una respuesta general de activación, la reacción fisiológica ante el estrés difiere de unas situaciones a otras y no todos los órganos son afectados en la misma medida. Sin embargo en algunas personas las respuestas de activación son siempre similares, es decir, siempre se activan los mismos órganos, lo cual supone un desgaste de estos y conllevaba la posterior aparición de trastornos físicos en ellos. Los órganos sobre los cuales se da la respuesta estereotipada de estrés se denominan “órganos diana”.

3- Fallo del Sistema de Feedback: Todos los órganos del cuerpo son activados o inhibidos por diferentes vías del cerebro. Estos a su vez informan al cerebro de un exceso de activación, a lo cual este suele contestar con la inhibición de la activación en ese órgano. Pues bien, otra causa de que el estrés acabe provocando trastornos somáticos es el fallo que se produce en este sistema de autorregulación.

Relaciono ahora los principales trastornos psicofisiológicos originados por el estrés:

Individuo con ataque al corazón. Imagen enviada por el autorTrastornos Cardiovasculares: hipertensión arterial, enfermedad coronaria, taquicardia, arritmias, angina, infarto, hemorragias cerebrales, Enfermedad de Raynaud, cefaleas migrañosas.

Trastornos Respiratorios: asma bronquial, síndrome de hiperventilación, alergias, tos psicógena.

Trastornos Gastrointestinales: anorexia, constipación, úlcera péptica, dispepsia funcional, síndrome de colon irritable, colitis ulcerosa. Suelen aparecer diarreas, nauseas, vómitos, sensación de tener un nudo en la garganta que causa disfagia (dificultad para deglutir).

Trastornos Genitourinarios: trastornos menstruales, enuresis, disuria psicógena (dificultad para orinar), vejiga nerviosa, polaquiuria (orinar con frecuencia y más de lo habitual).

Trastornos Musculares: tics, temblores y contracturas como la tortícolis, alteración de reflejos musculares, lumbalgias, cefaleas tensionales, fibromialgias.

Paciente con Vitiligo. Imagen enviada por el autorTrastornos Dermatológicos: prurito o urticaria, eccema, acné, psoriasis, vitiligo, alopecia (caída del cabello), alopecia areata (caída del cabello, barba o bello en zonas determinadas), hiperhidrosis (sudoración excesiva, fundamentalmente en manos y pies), vitíligo, hormigueo.

Trastornos Sexuales: disfunción sexual eréctil, eyaculación precoz, eyaculación retardada, ausencia de orgasmo (anorgasmia), coito doloroso, vaginismo, disminución del deseo sexual.

Trastornos Endocrinos: hipertiroidismo, hipotiroidismo, síndrome de Cushing, diabetes mellitus, obesidad.

Trastornos Inmunológicos: inhibición del sistema inmunológico.

Trastornos Neuropsíquicos: depresión, temblores, epilepsia, ansiedad, pesadillas, insomnio, migrañas, obsesiones, psicosis, suicidio.

Adicciones: alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, dependencia a medicamentos.

Hoy en día está claro que el estrés puede causar problemas de salud o empeorarlos por lo que se hace necesario que las personas aprendan cómo enfrentarlo. Por supuesto, siempre es conveniente consultar con un médico para cerciorarse de que los problemas sean realmente se deben al estrés, porque también es muy importante descartar que los síntomas no son causados por otros problemas de salud.

El primer paso es aprender a reconocer cuándo te sientes con estrés. De lo que ya te he brindado información en mis artículos anteriores. Recuerda que las primeras señales de estrés incluyen tensión en los hombros y cuello, cansancio, agobio, ansiedad, irritabilidad e insomnio, pero estas no son las únicas.


El siguiente paso es escoger una forma de afrontar el estrés. Una manera es evitar el suceso o la situación que lo causa, pero esto muchas veces, por no decir la mayoría de las veces, es imposible. Otra manera es cambiar la forma en que reaccionas ante el. Esa, al parecer, suele ser la mejor. Para alcanzarla es necesario dominar diferentes recursos, técnicas y estrategias. De las herramientas que necesitas para enfrentar el estrés te comentaré en el próximo encuentro entre El Psiquiatra y tu.


Escribir un comentario.Si ya está registrado debe iniciar sesion primero.